Los recortes en sanidad, propiciados por la crisis, han incrementado muy notablemente las contrataciones de seguros privados

Un total de 9,3 millones de españoles tienen contratado un seguro médico privado, lo que, según la patronal de la sanidad privada, le ahorra entre 566 y 1.091 euros per cápita al sistema público sanitario de España.

Esta es una de las conclusiones que aparecen en el informe “Sanidad privada, aportando valor 2016” y el “Barómetro de la Sanidad Privada en Cataluña”, presentado en Barcelona por el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS) y la Asociación Catalana de Entidades de Salud (ACES).

Carina Rodríguez y Susana Cortizo, Responsables del Departamento de Previsión Social de S4, nos responden a algunas cuestiones acerca de este tipo de seguro, aparentemente conocido por todos. Sin embargo, guarda algunas incógnitas por despejar y muchos beneficios, no solo para particulares, sino también para empresas y trabajadores.

¿A qué crees que se debe que cada vez más personas decidan contar con un seguro privado para ellos y sus familias?
Hoy en día, los recortes en sanidad, propiciados por la crisis, han incrementado muy notablemente las contrataciones de seguros privados. Recortes en el personal sanitario hacen que las listas de espera se prolonguen en el tiempo, y que muchas personas piensen en este tipo de seguros como un producto esencial.

Muchas empresas ofrecen Seguros de Salud Colectivos para sus empleados. ¿Es este un producto asegurador en auge?
Totalmente en auge, ya que es un producto diferenciador que fideliza al empleado, además de tener la ventaja de obtener beneficios fiscales a la hora de la contratación.

Poniéndonos un poco más técnicos y para que el lector entienda, ¿qué es un plan de retribución flexible?
Un plan de retribución flexible consiste en intercambiar salario en efectivo del trabajador por productos o servicios puestos a su disposición por parte de la empresa.

¿Qué tipo de productos se incluyen en estos planes?
Los productos que se incluyen habitualmente en estos planes son los que tienen ventajas fiscales, como tickets restaurante, seguro médico, guardería, ordenadores, formación, entrega de acciones, plan de pensiones y bono transporte.

¿Tienen éxito en nuestro país?
Como resultado de los últimos estudios realizados, comprobamos que los planes de retribución flexible se implan en España con éxito en estos últimos años, pero todavía tienen un gran recorrido, sobre todo en la situación actual de moderación de salarios y de ausencia de iniciativas para mejorar la política de beneficios sociales.

¿Qué ventajas tienen para la empresa?
Las ventajas para una empresa de poner en marcha un plan de retribución flexible son muchas: ofrecer a sus trabajadores un beneficio que no suponga un coste retributivo para la empresa, mejorar la imagen interna y externa de la compañía, retención de profesionales y contratación de nuevos empleados y mejora en la productividad que conlleva a la mejora de resultados.

¿Y para el trabajador?
Las ventajas de la retribución flexible para el trabajador son varias: incentivos fiscales que aumentan su poder adquisitivo, la comodidad de contratación de productos con descuentos, y además, algunos de estos productos ayudan a la mejora de la conciliación de la vida profesional y personal.

Confíe su expansión comercial a una adecuada gestión del riesgo

El índice que elabora la compañía aseguradora Credito y Caución, referente a los niveles de impago en el ámbito empresarial, muestra un claro deterioro en la segunda mitad del presente año, circunstancia que podría suponer un punto de inflexión de cara a un progresivo empeoramiento en el comportamiento en pagos por parte de las empresas. Después  de disfrutar de más de dos años de una mejora  progresiva en relación a niveles de morosidad, parece que se está produciendo un cambio de tendencia hacia una etapa con mayores niveles de impago.

A su vez, este cambio de escenario en el ámbito financiero se está produciendo en un momento en el que la actividad económica mantiene un cierto dinamismo tanto a nivel nacional como global, por lo que instrumentos como el seguro de riesgo comercial deberá jugar un papel protagonista en la reactivación económica, aportando mayor certidumbre a las relaciones comerciales que se establezcan.

El hecho de que se incrementen los niveles de impago dificulta la labor comercial de las empresas que, pese a la recuperación del mercado interior, afrontan la irrupción de importantes incertidumbres a nivel global tanto en el ámbito económico como político, pudiendo comprometer su crecimiento y viabilidad futura dada la complejidad del entorno económico al que estas se enfrentan. Es por ello, que se prevé de vital importancia incorporar en las estrategias empresariales políticas de cobertura que minimicen los posibles riesgos comerciales y políticos que estas asuman en su proceso de internacionalización.

La neutralización del riesgo comercial se ha vuelto cada vez más importante si tenemos en cuenta el progresivo desapalancamiento al que han sometido las entidades financieras a las empresas españolas en estos últimos años, restándoles margen de maniobra a nivel financiero en términos de solvencia y liquidez. Basta comentar que el nivel de deuda corporativa a finales de 2015 representaba en torno a un 109% de PIB, porcentaje que se ha reducido en 7 puntos porcentuales en el último año, según los últimos datos publicados por el BCE, un descenso de más de 55.000 millones de €.

Rubén Vázquez Mazaira